lunes, 13 de octubre de 2014

"Ferdydurke", de Witold Gombrowicz. La lucha por la identidad


Ferdydurke”, de Witold Gombrowicz. El cuenco de plata, Buenos Aires, 2014, 278 páginas. Cuatro prólogos. Traducción de Witold Gombrowicz y Comité de traducción. En Argentina: 198 pesos.
….
Después de muchos años, circula en Argentina una nueva edición de “Ferdydurke”, la novela capital del polaco/argentino Witold Gombrowicz. Aparecida por primera vez en Varsovia en 1937, se conoció la primera traducción al castellano una década más tarde. Es esta la versión que en aquellos momentos pasó desapercibida y que Sudamericana rescatara en 1964. Es cierto que en 2006 Seix Barral publicó su propia edición de “Ferdydurke” pero sin respetar la traducción de 1947, en la que tuvo activa participación el propio Gombrowicz.

La “antinovela” del gran autor es un revulsivo, una apelación humorística al absurdo, al non sense, a la exageración constante para hablar sobre complejos temas humanos como lo son la soledad existencial y la identidad. En la novela, Pepe –el protagonista- es un treintañero forzado a volver a la escuela secundaria, donde vivirá (revivirá, más bien) humillaciones de todo orden que creía superadas para siempre.

Pepe será llevado como pensionista a la casa de la colegiala, quien vive con sus padres “modernos”. A esa casa, en lo que lo burgués más rancio coexiste con la intención de establecer constantes rupturas con lo instituido (sin que tal hecho se produzca), Pepe introduce o produce actos provocadores, que terminan poniendo “patas para arriba” lo que llamaría la tranquilidad del hogar.

En un segundo acto, más inquietante, Pepe junto a su amigo Polilla (un adolescente conocido en la escuela), parten al campo donde el protagonista se encuentra con familiares pertenecientes a la nobleza rural. En esa etapa, Pepe deberá defenderse aún más porque tía mediante intentan volverlo a la condición de niño.

La lucha contra la Forma

Las complejas intenciones de Gombrowicz, quedan expuestas en dos “prefacios” insertos en “Ferdydurke” y en los que trata de explicarlas. Esos “prefacios” anteceden a otros tantos cuentos que si bien refuerzan las ideas del autor, en simultáneo traban el desarrollo de la trama, de por sí confusa porque  Gombrowicz se propuso escribir una antinovela burlesca, aunque lo absurdo no la vuelve incoherente o incomprensible.

Gombrowicz advertía la insalvable dicotomía existente entre el Joven y el Maduro, vale decir la confrontación existencial entre la forma increada aún, representada por los jóvenes (virginales, pero también irresponsables, pero también crueles, llegado el caso) y el Maduro, ganado por la Forma de manera definitiva, la Forma que para el autor implicaba lo Instituido y por lo tanto inamovible. Lo burgués, el Poder.

Pero la vida, también dice, no es satisfactoria para nadie, porque la identidad es la que resulta constantemente agredida. Cuando Gombrowicz expone sus criaturas a la “luz” de la literatura esas limitaciones quedan en clara evidencia. Los Maduros son Profesores, son Terratenientes, son Profesionales, pero también son seres asustados que deben hacer esfuerzos constantes para permanecer –y prevalecer- en su misma Madurez. Al autor le bastan simples ejemplos triviales para mostrarlos incompletos: muchas de sus acciones esconden su infantilismo, la endeblez de sus afirmaciones, las tonteras que los animan.

El profesor Pimklo enamorado de la colegiala, el ingeniero, padre de ésta, con sus carcajadas inesperadas y payasescas, la tía de Pepe repartiendo bombones para que cuanto la rodea siga siendo infantil, previsible, y por lo tanto el tiempo se estanque, tornándose reiterativo. El terrateniente, con sus desplantes y sus “finuras” propias de señor burgués, los profesores del instituto con sus formas esclerosadas de dictar cátedra… No hay un solo personaje maduro que pueda exhibirse sin exhibir también máscaras e hipocresías.

Pero los Jóvenes tampoco pueden prevalecer, aunque lo intenten, porque, nos dice Gombrowicz, su fortaleza supone al mismo tiempo su debilidad intrínseca: son la forma increada, algo en elaboración constante con proyección de futuro, pero no algo concreto. Los Jóvenes entonces apelan también a las máscaras, en un juego infinito.

La facha

Cincuenta años atrás se podía leer en la edición de Primera Plana de Buenos Aires que hablaba de “Ferdydurke” aparecida en ese momento bajo el sello de Sudamericana: “En una prosa cargada de gracia, Gombrowicz plantea un drama que, desde 1938 hasta ahora, no ha cesado de agudizarse: el de las falsas apariencias, los falsos ideales de madurez, superioridad, cultura, que esclavizan al hombre. Así es la curiosa aventura de Pepe, el protagonista; una aventura que, en principio, quizá pase ante el lector desprevenido como una grotesca boutade; pero aunque Gombrowicz preconice obsesivamente que la frivolidad, el juego y la burla son pilares del arte, ‘Ferdydurke’ dice que el arte necesita, ante todo, del dolor y la soledad, del sueño y la vigilia, de la audacia”. (Primera Plana Nº 101, 13/10/1964).

Pepe lucha porque no es comprendido ni puede comprender el entorno. Y más debe luchar porque Polilla quiere “fra… ternizar” con un peón. No mantener relaciones homosexuales (aunque estás no terminen de quedar totalmente aclaradas; el erotismo es una constante en la novela); sino volverse “iguales”. El Terrateniente está dispuesto a entender la relación erótica, pero no puede consentir esa “fra…ternización” que colocaría en igualdad al señorito con el peón (un acto subversivo por definición, que no debe tolerar).

Pero Pepe tampoco es un “igual” a Polilla, un adolescente, ni puede tener la edad que le permitiría relacionarse con la colegiala. Tampoco puede admitir, bombones mediante, que su tía lo infantilice. Él, y esa sí que es una proclama made in Gombrowicz, es único. Y entonces lo que debe defender, hacer prevalecer es su facha, esto es su cara, su última (y única) identidad.

En medio de tanta confusión, el protagonista termina huyendo con su prima Isabel, no porque se haya enamorado sino porque es un acto que puede “entenderse” entre los Maduros (raptar por amor), pero su huida no tiene esa intención, sino la de que su “facha”  no sea invadida. Y es por eso que reemprende la huida no bien ella lo besa. Es su identidad la que se pone en riesgo: “Huyo con mi facha entre las manos”.
….
Fotografías laterales: panorámicas de Varsovia, años 1930, y de Buenos Aires, años 1940, respectivamente. Abajo;Tapas de ediciones anteriores de “Ferdydurke” en castellano:Sudamericana,Buenos Aires, 1964; y Argos, Buenos Aires, 1947.
….
La traducción de este libro:


La traducción de 1947 de "Ferdydurke" se ha vuelto, casi, una leyenda. Y razones le asisten. Witold hacía ocho años que “languidecía” en Buenos Aires. Había tenido frustrantes reuniones con los famosos escritores de la época, sin suerte. Adolfo de Obieta le publicó textos en una revista literaria, “Papeles de Buenos Aires”, dictó una conferencia que fue escandalosa pero también sin consecuencias favorables, porque lo cierto es que el autor polaco no lograba hacer pie ni, menos, convencer de que era un escritor de valía. En el café Rex, donde un grupo numeroso de gente ligada a la literatura se reunía para jugar al ajedrez, Gombrowicz les habló de “Ferdydurke”, pero era un libro escrito en polaco, incomprensible para todos. Pero, de a poco, tal como se cuenta en los distintos prólogos de esta edición, la novela capital de “Witoldo” fue revelándose a un público joven, cada vez más entusiasta. Hubo una suerte adicional, y que consistió en el hecho de que dos escritores cubanos vivieran por esa época en Buenos Aires: Virgilio Piñera y Humberto Rodríguez Tomeu. Ambos, especialmente el primero, cuentan cómo, con idas y vueltas, se logró la traducción de “Ferdydurke” a nuestro idioma, casi podría decirse a un idioma “argentino” poblado de neologismos, luego de un arduo y muy discutido trabajo. Comprensible, porque según revela el propio W.G. en esa traducción llegaron a intervenir nada menos que unas veinte personas, incluyendo al autor.

“Y me acercó su facha. Y a mí me faltaron las fuerzas, el sueño sumergió la vela y no podía; tuve que besar su facha con mi facha pues ella con su facha besó mi facha. ¡Y ahora venid fachas! ¡No, no me despido de vosotras, extrañas y desconocidas fachadas de extraños, desconocidos fachendos que me vais a leer, salud, salud, graciosos ramilletes de partes del cuerpo, ahora justamente que empieza! Llegad y acercaos a mí, comenzad vuestro estrujamiento, hacedme una nueva facha para que de nuevo tenga que huir de vosotros en otros hombres”.


Perfil
Witold Gombrowicz nació en Polonia en 1904 y falleció en Francia en 1969. En Varsovia, integrante de una familia terrateniente descendiente de nobles (aunque “venida a menos”), estudió Derecho licenciándose en 1926. Dos años más tarde visitó Francia y en 1929 ingresó a los Tribunales de la capital polaca. Frecuentó los ambientes culturales de la época y en 1933 publicó su primer libro: “Memorias del tiempo de la inmadurez”. Cuatro años más tarde se conocería su novela capital, “Ferdydurke”. En 1938 publica su primera obra teatral, “Ivonne, princesa de Borgoña” y al año siguiente, como folletín, aparece en un diario de Varsovia su inconclusa novela “Los hechizados”. 1939 es un año fundamental en la vida del autor. En efecto, Gombrowicz ese año fue invitado a viajar a la Argentina en el viaje inaugural del buque “Chrobry”. Al arribar a Buenos Aires toma conocimiento de que en su país se había declarado la guerra y decidió permanecer en Argentina, donde vivirá hasta 1963. Aunque al comienzo intentará contactarse con el mundo cultural conservador de la época, lo cierto es que se margina y vive una vida casi miserable hasta que en 1951 ingresa al Banco Polaco de la capital argentina. A pesar de su carácter irritante, tuvo seguidores (especialmente entre los jóvenes) y fue por eso que un grupo de entusiastas lo ayudó a traducir “Ferdydurke” al castellano, aunque la edición publicada en 1947 no tuvo la menor repercusión. Gombrowicz retomó la literatura en la Argentina, aunque sus obras comenzaron a ser consideradas en Europa, centralmente en Francia, pero no en Buenos Aires. Sus colaboraciones en la revista “Kultura”, que editaban en París exiliados polacos, comenzaron a ser leídas con creciente interés. En Argentina escribió sus notables novelas “Trans-atlántico” y “Pornografía”, las obras teatrales “El casamiento” o “Matrimonio” y “Opereta”, en tanto que comenzó a redactar otra de sus obras fundamentales, “Cosmos”, novela por la que recibirá en 1967 el prestigioso premio Formentor, antes otorgado a Jorge Luis Borges y Samuel Beckett, entre otros. Las colaboraciones con “Kultura” fueron conformando su “Diario” del que comenzaron a publicarse tomos individuales a partir de 1957 en París. Al año siguiente se publicará “Ferdydurke” en francés. Los triunfos de Gombrowicz en Europa pasaron desapercibidos en la Argentina, a punto tal de que no pocos creyeron que eran todos inventos y delirios del autor. A poco de radicarse en Europa, el talentoso director teatral argentino Jorge Lavelli, residente en París, lleva al teatro sus tres obras dramáticas, con notable repercusión de público y crítica, quien lo ubica como uno de los autores fundamentales del Teatro del Absurdo, junto con Eugéne Ionesco y Beckett. En 1968 aparece “Testamento, conversaciones con Dominique de Roux” y ese año se casa con Rita Labrosse, su compañera desde hacía cinco años. En tanto, la obra de Gombrowicz había comenzado a recorrer el mundo, salvo en Polonia, donde fue varias veces censurada mientras duró el régimen comunista. En Argentina se la ha publicado de manera intermitente, a lo largo de los años, pero en castellano se difundió más en España que en el país en el que residió casi un cuarto de siglo y al que no pudo volver porque en sus últimos años de vida estuvo muy enfermo. Gombrowicz falleció en Vence, Francia, el 24 de julio de 1969 por insuficiencia respiratoria.
Obra de Gombrowicz en castellano
La obra de Witoldo, como lo llamaban sus amigos argentinos, se encuentra traducida prácticamente en su totalidad a nuestro idioma, pero como registra discontinuidad en edición y difusión, no siempre resulta fácil conseguirla. Así se han traducido sus novelas “Ferdydurke”, “Los hechizados”, que apareciera póstumamente como libro en 1973, “Trans-Atlántico”, “Pornografía” y “Cosmos” (próxima a ser reeditada en Buenos Aires); sus obras teatrales “Ivonne”, “El casamiento” o Matrimonio” y “Opereta", sus doce cuentos reunidos en el libro “Bakakaï” (el título es un homenaje del autor a la calle Bacacay, de Buenos Aires, en la que residiera varios años, viviendo en una casa de pensión). "Bakakai" también será reeditada en breve, con la incorporación de tres cuentos inéditos. También: “Testamento” (parte de ese libro apareció con el título de “Lo humano en busca de lo humano”). Se ha publicado además un breve volumen titulado “Autobiografía sucinta. Correspondencia”, así como “Curso de filosofía en seis horas y cuarto”, “Peregrinaciones argentinas”, “Recuerdos de Polonia”, “Correspondencia con Jean Dubufett”, “Cartas a un amigo argentino”, “Contra los poetas” y su “Diario, 1953-1969”, aparecido en un tomo en 2005 (previamente se lo había publicado parcialmente en dos tomos; también se conoce el llamado “Diario argentino”, extractos tomados de su “Diario” relacionados con la Argentina). En Polonia, el año pasado, apareció “Kronos”, apuntes que tomó Gombrowicz a lo largo de su vida y que fueron preservados por su viuda, Rita. Hasta ahora, no hay información de que ese libro vaya a ser traducido al castellano. Rita Labrosse, por otra parte, es autora de “Gombrowicz en Argentina, 1939-1963”.
Gombrowicz en cine:
“Pornografía”, Jan Jakub Kolski (2003) Polonia.
“Ferdydurke”, o “30 Door Key”, de Jerzy Skolimowski (1999) Polonia.
“El servicio”, Alberto Cortés, México, 1978, basada en el cuento “La escalera de servicio”
“Pornografía”, versión para la tv alemana, 1971, dirigida por Peter Lilienthal Alemania
“Crimen premeditado”, 1969, TV, dirigida por Peter Lilienthal Alemania.
….
Enlaces:

....
Video: Witold Gombrowicz entrevistado en Vence, Francia, en 1969 (4 minutos, traducido al castellano y al polaco).

sábado, 4 de octubre de 2014

"Los hijos", de Gay Talese. Un libro ejemplar




“Los hijos” (“Unto the Sons”), de Gay Talese. Alfaguara, Madrid-Buenos Aires, 2014, 763 páginas. Traducción de Damià Alou. En España: 22 euros. En Argentina: 300 pesos.
….
Qué buena idea ha sido la de rescatar los libros del norteamericano Gay Talese, uno de los mejores periodistas vivos del mundo, y difundirlos en nuestro idioma. Difícilmente decepcionen y lo más probable es que atrapen al lector. He leído tres, excelentes: “Retratos y encuentros”, “Honrarás a tu padre” y el que se presentó en junio pasado en España y ahora en la Argentina: “Los hijos”, extenso, atrapante. Tanto que, en determinados momentos, se pueden encontrar páginas en las que Talese despliega sus mejores virtudes.

“Los hijos” narra la historia de los ancestros del periodista norteamericano, provenientes de la pequeña población de Maida, en la provincia de Catanzaro, en el extremo sur de Italia. Una región pobre, desfavorecida por la naturaleza, marcada por históricas luchas por los dominios territoriales, las dependencias familiares (casi tribales), la Iglesia Católica, la mafia y las inconmovibles costumbres ancestrales, que incluyen los casamientos concertados y una visión considerablemente pesimista de la existencia.

De todo eso logró poner distancia Joseph, el padre de Talese, quien tuvo una infancia y una adolescencia muy sufridas y que trató (y logró) reconstruir su vida en los Estados Unidos, favorecido por su oficio de sastre, que desempeñó con mucha destreza a lo largo de los años. Su hijo no es sastre, pero se sabe que es un verdadero exquisito al momento de elegir, y exhibir, su variado guardarropa.

Vestimenta aparte, quien lo ha leído sabe que nada hay externo ni trivial en sus libros. Que se mete “a fondo” en las historias que cuenta, recargadas de detalles sutiles, de valiosa y válida información, para terminar trazando un panorama que excede lo memorialístico. Con maestría, Talese sabe narrar tanto la Historia general como las historias particulares. La vida entera, en suma.

Una década de investigación

“Los hijos”, publicado en 1992, fue el producto de una década de investigación cumplida por el autor de “La mujer de tu prójimo” tanto en Estados Unidos como en Italia. Aunque cuenta diversas historias personales, el autor se detiene particularmente en las vidas de su padre y de su tío Antonio, un pintoresco personaje –ambicioso como pocos- que logró hacer pie en Francia (también como sastre), pese a su falta de estudios y al hecho de ser extranjero.

Claro que hay que ser Talese para dotar de valor adicional al anecdotario familiar.  Por lo tanto, “Los hijos” ofrece una amplia información, minuciosa pero nunca latosa, de lo que han sido las vicisitudes sufridas por Maida y su gente a lo largo de las centurias. Personajes históricos (reyes, nobles, guerreros, pero también anónimos habitantes), tienen espacio para que en el amplio libro se cuenten y conozcan sus particularidades. Y, claro está, también a Talese le queda mucho para contar sobre lo que le ocurrió a Joseph, tanto en Maida como en su breve paso por París y, especialmente, cómo fue su radicación en Ocean City, una por entonces desolada población de New Jersey.

Hay más, aún, y que de manera especial se desarrolla en las primeras y en las últimas páginas del libro. Me refiero a la niñez de Talese, un chico norteamericano que no podía dejar de sentirse extraño (a lo que contribuía la ropa que le exigían vestir) por el solo hecho de ser hijo de extranjero. A punto tal que en junio último, cuando habló con periodistas españoles por la aparición de “Los hijos” en nuestro idioma, le admitió a Javier Ansorena, de ABC de Madrid, que, a pesar de sus 82 años de vida estadounidense, “nunca ha podido" sentirse del todo (norte)americano”.

Grandes pinturas de ambientes, de situaciones particulares, entre las que se destacan los temas que aborda para “contar” la Primera y la Segunda Guerra mundiales (en especial la que fuera llamada Gran Guerra), desde la perspectiva italiana. También la pobreza, las carencias y los sueños de la pobre gente de Maida y, en otro plano, lo que fueron los primeros pasos de los italianos meridionales en las desconocidas y exigentes tierras estadounidenses.

Tantas dificultades…

Qué difícil le fue todo a ese niño Joseph que careció de una infancia libre, porque en Maida niñez equivalía a obligaciones, tantas como tenían los mayores. Y así día tras día el padre de Gay debía ir a la escuela pero también a trabajar en la sastrería de su tío. Había que tener mucho carácter, verdadera tozudez, para superar tantas dificultades e imponer sus propósitos. Que en su caso implicó seguir los pasos de su fallecido padre Gaetano, quien intentó sin suerte fare l’America, donde encontró la enfermedad que terminó devolviéndolo a Italia para morir, muy joven.

Reconstrucción de época. Capítulo aparte resulta el extenso informe, verdadero reportaje, que Talese le dedica al ambicioso Richard Mattison, un médico que primero vendió medicamentos de su invención que invadieron los Estados Unidos de fines del siglo XIX y luego se transformó en el rey del amianto, creando un verdadero imperio en el pueblo de Ambler, Pensilvania, que se extendió hasta las primeras décadas del siglo XX y al que Mattison manejó con mano de hierro, La ley la establecía sólo él, pagaba lo que se le antojaba y era ferozmente racista, especialmente con negros e italianos.  El amianto daba dinero, trabajo y, claro está, enfermaba, pero en ese tiempo nadie lo sabía. Es dable pensar que Gaetano murió a causa del mineral, que todo lo cubría, personas incluidas.


Las tensiones vividas por su padre durante la Segunda Guerra Mundial, cuando Talese era un niño,  y Joseph se veía tironeado entre la fidelidad a su país adoptivo y su familia, que se desangraba en Italia sirviendo a Mussolini, son dejadas para el final del libro. Páginas escritas con intensidad, con emociones a flor de piel. Un cierre magnífico, para un trabajo ejemplar.
….
Fotografías laterales: Panorámicas de, respectivamente, Maida (Italia) y Ocean City (Estados Unidos).

“Inconsciente hasta que llegó la ambulancia, y entonces avergonzado al ver el gentío que lo miraba en silencio tras la cuerda con la que la policía había rodeado los cristales rotos de la panadería, se volvió hacia su padre, que ahora lo abrazaba con unas toallas empapadas en sangre, mientras lloraba y decía algo en italiano que el chico no entendió”.

Perfil


Gay Talese nació en Ocean City, Nueva Jersey, en 1932, y vive en Nueva York. Considerado el padre del “nuevo periodismo”, ha publicado innumerables crónicas y es autor de once libros, de los que se conocen en castellano varios títulos, entre los que destacan “La mujer de tu prójimo”, “Honrarás a tu padre”, “Retratos y encuentros”, “Vida de un escritor” y “El silencio del héroe”. Fue periodista en The New York Times entre 1956 y 1965 y, desde entonces, ha escrito para The Times, Esquire, The New Yorker, Harper’s Magazine y otras publicaciones estadounidenses. Está casado desde hace más de cincuenta años con la editora Nan Talese y tiene dos hijas.
….
Algunos enlaces:
….
Comentario sobre “Retratos y entrevistas” (2003; editada en castellano en 2010)
“Retratos y encuentros” (“The Gay Talese Reader. Portraits and Encounters”), de Gay Talese. Alfaguara, Madrid, 2010-Buenos Aires, 2011, 302 páginas. Traducción de Carlos José Restrepo. Precios actualizados: En España: 16 euros. En Argentina: 219 pesos.
…..
“Frank Sinatra tenía un resfriado. Sinatra con gripe es Picasso sin pintura, Ferrari sin combustible… sólo que peor. Porque el catarro común le roba a Sinatra esa joya que no se puede asegurar, la voz, socavando hasta el corazón de su confianza; y no sólo le afecta su psique, sino que parece generar una suerte de secreción nasal psicosomática a las docenas de personas que trabajan para él, que beben con él, que lo aman, que dependen de él para su propio bienestar y tranquilidad”.

Cuando apenas terminaba de ingresar a The New York Times, el joven Gay Talese observó el enorme cartel luminoso que exhibía las noticias de actualidad, ubicado sobre Times Square. Llevado por lo que de ahí en más sería su “marca de fábrica”, es decir una imbatible curiosidad, subió hasta la terraza donde funcionaba, y suponemos que hoy lo sigue haciendo, el mítico cartel, para encontrar al ser humano que realizaba el trabajo de cambiar casi constantemente las letras para ofrecer las nuevas informaciones.
Quien más tarde sería considerado el padre del nuevo periodismo, se encontró con un desconocido que admitió que desde hacía veinticinco años realizaba su inusitada tarea. Fue así que el entonces cadete (mensajero) del gran periódico neoyorquino contó con un material inesperado con el que encaró su primer artículo, el primero de una serie que hasta ahora mismo no ha cesado, pese a que aquel joven de 21 años se ha transformado en un meticuloso y famoso anciano de 82 años, pero tan lúcido y creativo como lo fue desde aquella, su inicial historia narrada en 1951.
Pero no sería esa nota sino otra, pergeñada en 1965, “Frank Sinatra está resfriado”, la que será considerada su obra maestra, un texto que han leído miles de estudiantes de periodismo del mundo entero y que es una crónica de extrema originalidad.
“La gente no es lo que parece. Es más de lo que se ve”, ha dicho Talese, y bien que se lo puede tomar como su lema. Así, para construir su retrato de Sinatra nunca habló con el célebre cantante (era inabordable) sino con cuantos lo rodeaban y, más aún, con los desconocidos que podían aportar datos diferentes, ya se tratare de un botones de hotel o quien circunstancialmente le lustró los zapatos. Y lo que se puede leer de Sinatra, mostrando todas sus luces pero también sus sombras, no se parece a ninguna otra cosa: allí está el cantante y el hombre de cine, el amigo leal y generoso, el creador impar, pero también el ser autoritario, mezquino y caprichoso, pletórico de contradicciones y oscuridades que Talese expone casi sin piedad.

Una valiosísima selección

“Retratos y encuentros”, es una selección de notas que el cronista neoyorquino escribió a lo largo de los años y que apareciera en inglés en 2003. Aunque hay artículos de la década de 1990 –entre ellos uno dedicado a los ocasos de Muhamad Alí y Fidel Castro que merece atención aparte- los centrales fueron escritos por Talese en la convulsionada década de los ’60 del siglo pasado y que nos han resultado pequeñas obras maestras.
No tan agudas, quizás, como ese retrato extenso y tan particular de Sinatra pero sin duda de gran valor. Porque así como Talese es hábil para exponer a la luz a quienes han estado siempre ubicados en un segundo plano (vg. el encargado de los obituarios en The New York Times), más agudo resulta cuando exhibe a los famosos. En esta galería, como ejemplos, se puede encontrar a tres estrellas del deporte en sus respectivas etapas de ostracismo: los boxeadores Joe Louis y Floy Patterson y el ex beisbolista Joe Di Maggio.
A Louis “lo sorprende” en el Aeropuerto de Los Ángeles, cuando regresa de un viaje a Nueva York, a los 48 años. Ya retirado tanto del boxeo como de la lucha libre (en la que se vio metido debido a sus deudas), le basta a Talese reproducir un diálogo entre el viejo boxeador y su tercera esposa para trazar las tensiones subyacentes en el matrimonio, los reproches de la mujer, las defensas infantiles de un hombre casi aniñado descubierto en falta. Tom Wolfe saludó a esta nota considerándola el nacimiento del “nuevo periodismo”.
Más agudos aún resultan sus retratos de Patterson y Di Maggio. Al primero lo muestra tratando de recuperar los primeros planos luego de haber perdido el campeonato mundial a manos de Sony Liston (y al que nunca podría volver debido a que había nacido una nueva y poderosa estrella llamada Cassius Clay), y al segundo ligado enfermizamente a la memoria de su ex mujer, Marilyn Monroe.

La notable galería

Puede tratarse de un Peter O’Toole, borracho y nostálgico de Irlanda, sin saber ni lograr disfrutar del éxito que a los 31 años pareció desbordarlo después de haber filmado “Lawrence de Arabia” y “Lord Jim”, o de una semblanza –en números estadísticos y en personajes de toda clase, incluyendo los gatos- inédita de Nueva York, de un paseo nocturno fumando un puro en plena era antitabáquica o de sus orígenes como escritor de no ficción. En todos los casos Talese “le encuentra la vuelta” para dar una visión distinta, cargada de buen talante y aguda observación.
Esa agudeza destella cuando acompaña a Alí a una misión de buena voluntad realizada a Cuba en 1996. La delegación es recibida en La Habana por un anciano Fidel Castro luego de una larga y famélica espera. Talese se limita a reproducir las patéticas demostraciones de ingenio de un Alí dañado irremediablemente por el Parkinson y a un jefe de Estado también gastado, poco feliz para el diálogo de circunstancias. Le basta con eso para trazar un cuadro melancólico sobre el ocaso de quienes fueron dos de los grandes protagonistas del siglo XX.
Queda por fin otro artículo (extraído de “Los hijos”), en el que narra las peripecias que vivió su padre cuando era un joven aprendiz de sastre en Maida, Italia. Por accidente, en un día fundamental para el pueblo, Talese padre, por entonces un pequeño aprendiz, corta -estropeándola- la pierna de un pantalón preparado para un jefe mafioso. No queda tiempo para nada y ese capo de tutti capi puede llegar a matar si el traje encargado no es entregado de inmediato. El patrón de Talese, como desesperada solución, acude a un ardid ingenioso que no vale develar acá. Talese periodista cuenta con mano maestra el episodio que resulta un relato cargado de intriga, tensión y humor, verdadera joya para el lector.
Sutil, observador ingenioso y mordaz, Gay Talese puede empezar así una crónica: “Cada mañana, en los días hábiles, una serie de mujeres relamidas y a prueba de arrugas, que se tratan de ‘querida’ y ‘encanto’ y son capaces de hablar en letra cursiva y maldecir en francés, entran al edificio Graybar en Manhattan, ascienden al piso diecinueve y se deslizan enfrente de los escritorios de Vogue”.  Y con eso habrá dicho prácticamente todo.
Varios libros le han dado merecida fama, tales como “Honrarás a tu padre” (sobre la mafia neoyorquina) o “La mujer de tu prójimo” (sobre las infidelidades matrimoniales en los ’70, que lo llevaron a participar de un centro nudista y regentear prostíbulos). En todos ellos ha demostrado su sagacidad para narrar  –desde la mentada no ficción- los aciertos y las faltas del gran cuento (norte) americano. “Retratos y encuentros”, es también muestra excelente de su incesante relato.
….
Video: Geneton Neto entrevista a Talese (19/5/2013, 26 minutos, en portugués).