miércoles, 30 de septiembre de 2015

Caleidoscopio: ¿No habrá más historias de Kinsey Millhone? Concurso de novela en Argentina. El rescate de Santiago Dabove. Escritor peruano recibe el Tusquets. Cabrera Infante: ahora sus textos políticos. Certamen "El Puente"

¿El final de Kinsey? Las historias de Kinsey Millhone parecen estar llegando a su fin. Kinsey, la detective creada por Sue Grafton, protagonista del llamado Alfabeto del Crimen, “congelada” en la década de 1980 y que vive sus aventuras en la Santa Teresa alguna vez inventada para su propio personaje (el también detective Lew Archer) por el gran narrador Ross Macdonald. Grafton resolvió desde su primer libro (“A de Adulterio”, 1982) “hacer envejecer” a su personaje un año cada dos libros. Por eso, ahora que en inglés se publica “X”, su nueva contribución al Alfabeto, no ha llegado aún a los 40 años y se ha quedado viviendo en un mundo preinformático, sin teléfonos celulares o móviles a la vista y –por supuesto- ajena al inexistente Internet. En castellano, en tanto, lo último publicado es “W de Whisky”, editado en España por Tusquets a fines del año pasado y en Argentina a comienzos del presente (la novela data de 2013). Mientras siguen las reediciones de sus historias anteriores, también se han publicado cuentos (“Kinsey y yo”, Tusquets, 2014), en los que Grafton explica la génesis de Kinsey y por qué resolvió mantenerla joven y no volverla una mujer madura y actual, poco dispuesta a vivir “de una manera tan despreocupada”, es decir, un tanto irresponsable a la hora de enfrentar situaciones violentas que pueden terminar con su vida. Y poco (¿o nada?) acertada en su vida amorosa. Como no cuenta con los actuales recursos tecnológicos, Kinsey debe investigar “a la antigua”, mientras come comida basura y se involucra emocionalmente con hombres que nunca le convienen. Por la manera en que encara sus historias, se podría afirmar que las novelas de Grafton son comparativamente “livianas”, respecto de la media actual de la narrativa policial que se caracteriza por su dureza y su crueldad. Grafton opta por las humoradas y en no pocas ocasiones las situaciones que vive Kinsey terminan siendo hilarantes, muchas veces a causa de su torpeza. No obstante, su vida suele correr peligro y, se registran situaciones tensas que más de una vez concluyen en asesinatos. Pese a algunos cuestionamientos que se le pueden hacer (los relatos requieren mayor densidad dramática y menos detallismo innecesario, que alarga las tramas sin justificación), las historia de Kinsey Millhone son adictivas, prueba de ello son los millones de lectores que tiene Grafton en el mundo entero y las constantes reediciones de sus ficciones. Que, aclaro, leo bastante seguido porque pese a los “pero” me resultan entretenidas, por lo que entiendo a sus fanáticos.

Concurso de novela. El jurado integrado por los escritores Luis Chitarroni (foto), Lucía Puenzo y Oliverio Coelho estará encargado de premiar a la mejor novela que se presente al concurso organizado por la editorial argentina La Bestia Equilátera, que cuenta con la colaboración de UnaBrecha Producciones Culturales. Las novelas participantes deben  ser inéditas, escritas por autores mayores de 18 años, que no hayan sido premiadas anteriormente y cuyo resultado no se encuentre pendiente de resolución en otros certámenes. Los autores podrán presentar sólo una obra, que deberá tener entre 200.000 y 350.000 caracteres con espacios incluidos, junto a una sinopsis de la ficción concursante que no supere los 500 caracteres, con espacios incluidos. Cada novela podrá ser firmada con seudónimo o con nombre real por el autor o por los autores en caso de tratarse de coautoría. Los autores deberán registrarse y subir la novela en formato .doc o .pdf en el formulario habilitado a tal fin en la web de la referida editorial (http://blog.labestiaequilatera.com/concurso-de-novela). Luego de eso, cada participante recibirá una confirmación por mail de que la obra ha sido subida correctamente. Las obras se reciben desde el pasado lunes 28 hasta las 23.59 del 29 de noviembre venidero, pudiendo otorgarse una prórroga en el caso de que los organizadores lo considerasen necesario. Los inéditos serán leídos en primera instancia por un comité de evaluación compuesto por personas del ámbito literario y editorial de reconocida trayectoria, establecido por los organizadores, que se encargará de realizar una selección de entre diez novelas como mínimo y dieciséis como máximo para elevar al jurado ya citado, cuya decisión será inapelable. El concurso no podrá ser declarado desierto ni distribuido entre dos o más concursantes, a menos que la novela premiada haya sido escrita en coautoría. El premio para la novela ganadora consistirá en su publicación bajo el sello editorial La Bestia Equilátera y un anticipo de cuarenta mil pesos argentinos (unos cuatro mil dólares, al cambio oficial en Argentina) a cuenta de la cesión de los derechos de edición, publicación y comercialización, estipulada en el contrato que deberá firmar oportunamente. El pago de dicha suma se encuentra sujeto a la firma del contrato respectivo y UnaBrecha será la responsable de abonar el premio, dentro del plazo de seis meses de conocido el ganador. El jurado se expedirá durante el primer semestre del año próximo. Una semana antes se dará a conocer la nómina de finalistas. Las consultas se pueden hacer a: 
premiodenovela@labestiaequilatera.com.

El rescate de Dabove. Aunque de él se conocen dos o tres fotos más, en los buscadores sólo se encuentra una. Hablo del argentino Santiago Dabove (1889-1951), quien falleció inédito en libro y al que se lo rescató una década más tarde, debido a la constancia de su albacea y amigo, el escritor Jorge Calvetti, en una editorial pequeña y hoy desaparecida, Alcándara, en un volumen de sus relatos fantásticos prologados por Borges. Dabove fue amigo de éste y más aún del mentor de ambos, Macedonio Fernández. Vivió toda su vida en Morón, en el llamado “conurbano” de la provincia de Buenos Aires, privilegiaba las charlas de café a la escritura y de ella, muy original, sólo tenían noticias escasos amigos. También tocaba el violín, aunque no pudo ejercitarlo como quería por haber sido herido en la mano. Pero lo que le interesaba era la charla, filosófica, literaria, y han dicho quienes lo conocieron que era un gran conversador. La mayor parte de su obra la escribió entre las décadas de 1920 y 1940. Borges lo publicó en la “Revista Multicolor” que dirigió para el diario “Crítica” de Buenos Aires. También fueron incluidos sus cuentos en otras publicaciones, pero durante su vida nunca los compiló en libro, quizás porque no les otorgaba demasiada importancia. Ahora, Las Cuarenta, que se ha propuesto rescatar obras olvidadas (ocurrió con “Las varonesas”, de Carlos Catania, ya comentado en este blog) reedita los casi cuarenta textos de Dabove, con prólogo de Julián Fava y dirección de Matías Raia, responsable de la colección. Allí el lector se encontrará con textos imperecederos, tales como “Ser polvo”, en el que un humano deviene vegetal, y “El tren”, relato de un corto viaje entre Morón y la ciudad de Buenos Aires en el que, sin embargo, transcurre toda una vida.

Premio Tusquets de novela. Termina de ser acordado a “Patria o Muerte”, del peruano Alberto Barrera Tyszka (foto), por el jurado presidido por el escritor Juan Marsé e Integrado por los autores Almudena Grandes, Juan Gabriel Vásquez y Juan Trejo (ganador en la convocatoria anterior), en tanto que en representación de la editorial participó Juan Cerezo. El jurado ha valorado en la novela ganadora “la valentía de contar, a partir de las vivencias cotidianas  de un grupo de personajes, sobre la actual realidad venezolana de un modo poco complaciente”. Destaca también el “absorbente ritmo narrativo” de la novela, que se conocerá en noviembre, y que a juicio del jurado “refleja las angustias y complicaciones de unas vidas condicionadas por la histeria y las tensiones” que afectan al país sudamericano. El premio consiste en una estatuilla de bronce diseñada por Joaquín Campos y un anticipo de 18.000 euros.

Otra compilación de Guillermo Cabrera Infante. Antoni Munné sigue cumpliendo con la ciclópea tarea de rescatar la obra total del cubano Guillermo Cabrera Infante. En efecto, luego de haber publicado en forma póstuma sus novelas “La ninfa inconstante” y “Cuerpos divinos”, así como sus memorias (“Mapa dibujado por un espía”), y de haber compilado la totalidad de las notas que a lo largo de los años Cabrera Infante le dedicara al cine (“El cronista de cine”, primer volumen de sus Obras Completas), le llegó el turno a los textos políticos, que abarcan tanto al joven revolucionario de comienzos de la década de los ’60 del siglo pasado como al frontal opositor al régimen castrista. Lo fue durante los cincuenta años que pasó en el exilio. El volumen (“Mea Cuba, antes y después”, Obras Completas II) incluye los libros “Así en la paz como en la guerra”, “Vista del amanecer en el el Trópico”, “Mea Cuba” y “Vida para leerlas”, libros que se conocieron en vida del autor cubano. A ello se añade una gran cantidad de artículos inéditos en libro, hasta completar un tomo de 1.300 páginas. Cuando publicó “Mea Cuba” en 1992, Cabrera Infante escribió: "Obligado por los acontecimientos, mis amigos lo han pedido, mis enemigos me han forzado, a hacer un libro de estos obsesivos artículos y ensayos que han aparecido en la prensa (decir mundial sería pretencioso, decir española sería escaso) a lo largo de veinticinco años y casi treinta de exilio”. (Publicó Galaxia Gutenberg en España; el libro no se distribuyó aún en la Argentina).

Premios El Puente.  En el referido certamen literario para adolescentes se distribuyeron los siguientes premios: en poesía, primer premio: “Caminando”, de Aylen Milagros Carpio (Santa Fe); 2º: "Rompevientos de los cultivos familiares”, Albertina Diez (Santa Fe); 3º: Sin título, Tiago Soto (Santa Fe) y fueron mencionados Maria Magdalena Zuviria,  Valentín Sabatté  y Guillermina Puertas. En tanto, en cuento, recibió el primer premio "La casa no tiene quien la cuente", de Agustina Belén Decoud (Santa Fe). El 2ª fue para "Catalina nunca más", de Albertina Diez (Santa Fe) y el 3º para "El almuerzo de la creación", de Gastón Leonel Quiroga (Sauce Viejo). Fueron mencionados Mailén Münter, María Candela López Yedro, Aylén Milagros Carpio y Lara Yost. El jurado de poesía estuvo integrado por Julia Ruiz, Diego Suárez y María Alejandra Tiraboschi, en tanto que del de cuento lo conformaron Mónica Laurencena, Leonardo Pez y Mónica Russomanno. Actuó como coordinadora Virginia Agretti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario